Interés Simple e Interés Compuesto

La manera más fácil de reconocer cuando se esta aplicando un interés simple es cuando el interés total que se reconoce es igual al interés reconocido en un periodo multiplicado por el número de periodos.

Un interés simple lo calculamos de la siguiente manera:

Interés

Donde:

P=Valor presente
n= Número de periodos

Para hallar el valor futuro, o equivalencia, de una cantidad presente con un interés simple utilizamos:

Valor futuro interés simple

Donde:

F=Valor Futuro
P=Valor Presente
ti=Tasa de Interés
n=Número de Periodos

La única diferencia entre estas dos formulas, es que la primera nos ayuda a calcular el interés generado por una inversión durante cierto periodo de tiempo, mientras que la segunda formula calcula el interés generado por la inversión inicial, más la inversión inicial.

A diferencia del interés simple, en el interés compuesto hay capitalización de intereses, esto significa que la tasa de interés se aplica también a los intereses generados en periodos anteriores.

Un interés compuesto lo calculamos de la siguiente manera:

Interés Compuesto

Para hallar el valor futuro, o equivalencia, de una cantidad presente con un interés compuesto utilizamos:

Calculo de Interés